Habitar, resistir, pensarnos

Amigas, amigos, compartimos el último artículo publicado en La Opinión de Málaga por parte de colaboradores de Rizoma implicados en el proyecto I+D titulado «Crisis y reestructuración de los espacios turísticos del litoral español» (CSO2015-64468-P). En este artículo se incluye una reflexión que adelanta algunos resultados del SEMINARIO DE INVESTIGACIÓN REESTRUCTURACIÓN DE LOS ESPACIOS TURÍSTICOS LITORALES CRECIMIENTO Y RESISTENCIA. Esperamos que resulte de interés.

17-11-30_cartel-sesion-grupo-id_7-e1514485442790.jpg

CARTEL SEMINARIO DE INVESTIGACIÓN REESTRUCTURACIÓN DE LOS ESPACIOS TURÍSTICOS LITORALES CRECIMIENTO Y RESISTENCIA. Fuente: Las imágenes de los carteles están elaboradas sobre imágenes de la Plataforma BUM, del trabajo del profesor de la UMA Matías Mérida; de Google Maps, y de la revista El Observador

vía @opiniondemalaga

“Nosotros hacemos la casa y la casa nos hace a nosotros”, dicho griego clásico.
“La cuestión de qué tipo de ciudad queremos no podemos separarla del tipo de personas que queremos ser”, por David Harvey (2013).

“Competir, segregar, separar, partir, dividir, eliminar, destruir€: si te molesta mirar el rascacielos en la bahía, lo solucionas mirando hacia otro lado; si te molesta el aire de la incineradora que respiras en tu barrio, lo solucionas yéndote a otro ¿Qué hacer cuando los políticos de medioambiente de turno –en el primer caso un alto cargo autonómico del PSOE y en el segundo un concejal de Málaga del PP–, ofrecen semejantes soluciones a ´sus´ conciudadanos? ¿Qué sucede cuando la podredumbre moral –como denuncia el Nobel de Economía Paul Krugman–, gobierna la ciudad y el concepto de territorio turístico? ¿Turismofobia o hartazgo? ¿Cómo afectan a la ciudadanía y transforman la idea que tenemos de nosotros mismos?

Ver, mirar, respirar, oler, tocar, acariciar, comer, saborear, oír, escuchar, andar, pasear€ son acciones humanas fundamentales, cotidianas. Se despliegan en el espacio que se vive día a día. Se enriquecen con el contacto de los otros, en lugares comunes. Igual que las especies que cohabitan sus ecosistemas, la ciudadanía alcanza su plenitud gracias al sinecismo. Sinecismo significa literalmente co-habitación (synoikismós): vivir juntos en la misma casa (oikos). Es un concepto que conocían bien los griegos clásicos. El sinecismo se crea al co-habitar en un lugar, por el contacto y el intercambio que se producen gracias a la aglomeración colectiva, la diversificación y la complejidad de las relaciones en un mismo hábitat, que son atributos del espacio urbano de la ciudad. Como consecuencia, la ciudad y lo urbano suponen interdependencias socioecológicas, colectivas y económicas que implican sinergias creativas y de innovación.

Tocar, abrigar, aproximar, unir, juntar… El filósofo y sociólogo Henri Lefebvre expresaba que la inteligencia del cuerpo –del contacto–, precedió en mucho tiempo a la inteligencia analítica. Antes, mucho antes que apareciese el conocimiento abstracto –el Logos–, surgió el conocimiento del cuerpo –el del Topos–, porque la experiencia vivida –el contacto con otros y las cosas–, antecede en mucho al espacio pensado.

Para intentar responder a las preguntas anteriores, y confirmar –o rechazar– las hipótesis expuestas, el pasado 30 de noviembre, en la Facultad de Turismo de la Universidad de Málaga, en el marco de un Proyecto de Investigación sobre reestructuración del litoral español, se celebró un seminario que reunió a portavoces de plataformas ciudadanas de Málaga y de la Costa del Sol. Se debatió sobre el rascacielos en el puerto de Málaga, la iniciativa del Bosque Urbano Málaga, la turistificación del Centro de Málaga, la contaminación de la cementera/incineradora de La Araña, la ampliación del puerto de Marbella, la autovía privada Marbella-Ronda, y la macrourbanización para millonarios Los Merinos en Ronda. Las plataformas expusieron de forma clara –e intensamente– sus maneras de entender lo urbano y sus experiencias de resistencia a los grandes proyectos que pretende imponer en sus espacios habitables la Administración, siempre aliada con promotores, inversores, medios de comunicación y profesionales interesados.

Avanzamos algunas conclusiones iniciales a vuela pluma. Existen en todos los proyectos y las resistencias presentados elementos diferentes y elementos comunes. Como cuestiones diferentes se muestran las singularidades propias de cada lugar urbano afectado y la población que lo habita, con sus problemáticas específicas. Como cuestiones similares, en todos los casos, aparecen en primer lugar los deseos, las esperanzas y las necesidades de que la gente pueda vivir mejor en su barrio, o cuanto menos mantenga las mismas condiciones de calidad de vida de los suyos y su medio. También aparecen, como elementos en todos los proyectos, la misma indiferencia y el mismo atropello hacia el lugar y la ciudadanía por parte de la Administración –en todos sus niveles–, apoyada por los mismos inversores y empresarios acompañados por los mismos medios de comunicación y profesionales y expertos con intereses muy concretos. Se habló sobre el derecho de la ciudad y al paisaje, el derecho a la participación ciudadana en la toma de decisiones, la idea de sinergia, la planificación, la reversión, los cumplimientos de las leyes y planes, el valor de los informes, los procesos vinculantes, los espacios virtuales/reales, los modelos de turismo€ Una cuestión indignante y sangrante que surgió es que por mucho que se paralice un proyecto, éste queda latente preparado para activarse en un futuro amenazante (véase el caso de Los Merinos en Ronda, que perdura 27 años). Pero lo que no deja lugar a dudas es que todas las plataformas son, mucho antes que resistencias, movimientos para la protección y el cuidado de su hábitat cotidiano.

La sesión fue todo un acontecimiento y una acción colectiva investigadora en sí misma. Sistematizarla ya será un excelente resultado. La devolución de las conclusiones a las plataformas ciudadanas será importante. Sin embargo, sobre todo, se evidenció que entender la ciudad desde abajo –en nuestro territorio turístico–, y reconocer que el lugar que vale la pena defender es el que se produce gracias a la vida de la gente que se ocupa de lo suyo en su calle, en su barrio, en su ciudad, debe ser el horizonte a perseguir en una investigación/acción auténtica.

Para los biólogos Lynn Margulis y Dorion Sagan la primera muestra de inteligencia fue la de las primeras células que existieron, pues tuvieron la capacidad de componerse con el entorno para perpetuarse sin destruirlo, porque si no se habrían destruido a sí mismas. Por ello el nacimiento de la vida supone el primer ejemplo de inteligencia y sinecismo.

Desear, amar, querer, acoger, cuidar, valorar, colaborar, cooperar…, pensarnos… Común, comunidad. La gente que participó en el seminario mostró su inteligencia en el sentido más profundo del término: defiende lo común. Desea proteger su entorno para poder vivir como quiere ser.”

*Autores: José María Romero, Dr Arquitecto, UGR, Enrique Navarro, Dr Geografía, UMA, Yolanda Romero, Dr en Turismo, UOC, Eduardo Serrano, Dr Arquitecto, Sabina Habegger, Dra en Ciencias de la Educación, Fernando Ramos, Arquitecto, Rubén Mora, Arquitecto, Mtr Urbanismo
El artículo se enmarca en el proyecto I+D titulado «Crisis y reestructuración de los espacios turísticos del litoral español» (CSO2015-64468-P) del Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO)
Anuncios
Publicado en Crecimiento y resistencias | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,

‘Miradas’ a la Torre del Puerto (4). El urbanismo, el turismo y la equidad social

Trump International Hotel & Tower Panama

Trump International Hotel & Tower Panamá. Fuente: http://www.booking.com

Para nosotros el principal mensaje del artículo, que en este cuarto post* seguimos comentando, se introduce un poco antes del final del tercer párrafo.

«No es de extrañar que precisamente la actuación del Hotel de la ‘Torre del Puerto’, y otras actuaciones que se están desarrollando actualmente en la ciudad, se produzcan en estos momentos y no antes porque es ahora cuando la ciudad tiene la oportunidad de realizar un tránsito desde las complejas herencias urbanísticas de una confusa y discutible etapa anterior hacia la nueva ‘modernidad’ […]»

Negamos que este proyecto, en cuanto arquitectura, tenga algo de novedoso; el mismo concepto de modernidad al que parece referirse estaba ya desacreditado en los años 70. Pero no es éste el debate que nos interesa. Porque en un cierto sentido la actuación objeto del artículo sí es muy actual, concretamente cuando habla de dejar atrás «[…] complejas herencias de una confusa discutible etapa anterior […]». Interpretamos que en el fondo (y probablemente sin que lo advierta el autor) lo que esté en cuestión es el sentido social y legitimidad de la urbanística como práctica política, jurídica y profesional.

Desde 1956 la legislación del suelo en España se ha caracterizado, entre otras cosas, por: 1) en cada municipio rige una norma, llamada Plan General, que expresa una especie de acuerdo colectivo sobre cómo debe ser el proceso urbanizador y su resultado material (qué ciudad queremos); 2) los cambios de adaptación importantes deben realizarse con las maximas garantías de participación ciudadana, las mismas que las previstas por la ley para la formación del Plan General; 3) lo que se persigue es la equidistribución de cargas y beneficios en la actividad urbanizadora, más la participación de la colectividad en las plusvalías así generadas.

La crítica es que la legislación prevé un mecanismo administrativo lento, rígido y poco eficiente que necesita mucha burocracia, que fácilmente se convierte en parte del problema. Y según la lógica del movimiento de capitales internacionales, esto lastra terriblemente la competitividad en el mercado global de las ciudades, al no responder con rapidez y flexibilidad a lo que demandan las inversiones inmobiliarias importantes. Ambos objetivos tienen una doble dimensión, política y técnica. Desde ese punto de vista los procesos participativos alargan demasiado los trámites y no garantizan un resultado favorable.

La manera que con frecuencia se utiliza para evitar estos problemas, es la negociación directa entre los promotores de la operación y el gobierno municipal, reduciendo al mínimo la participación pública. Hay entonces dos dinámicas muy diferentes: para los pequeños agentes sujeción a lo previsto en el plan general y los procedimientos reglados. Para los grandes, adecuación de la ordenación urbana preexistente y de la tramitación, a lo acordado con el alcalde, de modo que la ciudad resultante será la agregación de estas intervenciones importantes, con un gran poder de transformación, a conveniencia, en cada caso, de los inversores y partido gobernante, con muy escaso conocimiento y participación de la ciudadanía.

Respecto los técnicos, ya no interpretan un documento aprobado con anterioridad, ahora dan forma a una decisión política del gobierno municipal. Sin embargo, en el caso de esta actuación, su papel no se limita a ser un mero instrumento; a favor de esta sospecha concurren dos circunstancias que han podido pasar inadvertidas. La primera es que la Gerencia de Urbanismo Municipal ya tomó partido por este tipo de actuación, excluyendo cualquier otro uso público o privado, cuando desarrolló dos anteproyectos de hotel con anterioridad a esta iniciativa. La segunda corresponde a la función que ha desempeñado el arquitecto director del proyecto, como impulsor originario y actual de esta promoción, aspecto, este, que para nosotros en absoluto es constitutivo de reproche alguno, más bien, junto con todo lo demás, dato muy interesante que apoya la conclusión general que expondremos al final de esta serie de posts.

«[…] que le ofrece su actual momento de auge económico, cultural y social que le aporta su pujanza turística.»

Aquí se resume uno de los tópicos más equivocados y persistentes del discurso dominante, a menudo recurso definitivo para anular a las voces discrepantes. La intensa actividad turística proporciona buenos datos económicos, pero sólo en las cifras brutas y globales ¿quiénes se benefician realmente? Ponemos un ejemplo muy próximo: entre 126 ciudades españolas Marbella, la joya de nuestro turismo, ocupaba en 2014 el puesto 116 en cuanto a la renta media de los hogares (Fuente <http://www.ine.es/prensa/ua_2017.pdf>).

Los datos son igualmente malos en lo relativo a desigualdad social. En Málaga asistimos a una masiva expulsión de la población del Centro histórico debido a la eliminación del parque residencial, a la vez que se concentra la inversión municipal en detrimento de los demás barrios. Y en relación con la cultura, francamente no vemos el beneficio aportado por el turismo, todo lo contrario, también aquí la cuantiosa inversión es para productos culturales importados, empaquetados y espectacularizados para atracción de turistas, no para la creación y producción local.

* ‘Miradas’ a la Torre del Puerto (1)
‘Miradas’ a la Torre del Puerto (2). Málaga y la competitividad turística
‘Miradas’ a la Torre del Puerto (3). Recetas simples para sociedades complejas

 

Publicado en Hotel Rascacielos Puerto Málaga | Etiquetado , , , ,

Crecimiento y resistencia en los espacios turísticos litorales

Ayer 30 de noviembre de 2017, la Facultad de Turismo de la Universidad de Málaga acogía el seminario de investigación “Reestructuración de los espacios turísticos litorales. Crecimiento y resistencia”*. Se reunieron experiencias de resistencias a grandes proyectos situados en Málaga y la Costa del Sol, con la intención de obtener una visión conjunta de nuevas maneras de entender y defender lo urbano. En concreto estuvieron presentes personas implicadas con las resistencias a los grandes proyectos de HOTEL (RASCACIELOS) PUERTO MÁLAGA, BOSQUE URBANO MÁLAGA, CENTRO DE MÁLAGA, CEMENTERA LA ARAÑA MÁLAGA, AMPLIACIÓN PUERTO MARBELLA, AUTOVÍA MARBELLA-RONDA, LOS MERINOS RONDA-, que durante más de tres horas y media compartieron problemáticas y experiencias comunes.

A continuación acompañamos el texto de introducción al seminario de investigación y en breve colgaremos los resultados de esta intensa sesión :).

La crisis sistémica tiene raíces en la crisis de “urbanización del capital” global, proceso que incluye progresivamente a los destinos turísticos maduros (Harvey, 2013).

El crecimiento urbano y otros fenómenos globales del mundo contemporáneo (Borja & Castell, 2004; Harvey, 2013), no se basan en la actividad económica tradicional, sino en el acuerdo tácito económico para promover la expansión del suelo urbano, la especulación inmobiliaria y el crecimiento demográfico (Naredo, 2010; López & Rodríguez, 2010). Estos procesos son definidos por Logan & Molotch (1987) como máquinas de crecimiento urbano (growth machines), donde distinguimos tres niveles enunciativos: (1) las ideas y discursos; (2) los programas, planes y leyes; (3) y los proyectos para obras concretas. En el acuerdo tácito participan cuatro tipos de agentes: políticos, empresarios e inversores, medios de comunicación y profesionales (Logan & Molotch, 1987; López & Rodríguez, 2010). Pero también aparecen opositores que con su postura hacen visible esa convergencia de intereses.

Las nuevas resistencias muestran tres giros en las dimensiones social, cultural y espacial que modifican el imaginario social y territorial de la población urbana (Soja, 2008). En la época precedente, los movimientos sociales eran jerárquicos y estructurados en su organización táctica (con dirigentes y líderes de un lado y militantes de otro), y dependientes de organizaciones formales; sus principios y fines eran mucho más generales (derechos humanos, civiles y laborales, emancipación del proletariado…) (Ingrassia, 2013; Soja, 2008). 

La crisis económica de 2008, mostrada violentamente sobre la población occidental, tiene consecuencias importantes en el imaginario de la población urbana. En el caso español, de manera extensa en todas las ciudades, e intensamente en los principales espacios urbanos (15M). Se denuncia la falta de representatividad de los partidos políticos, y en general la situación de indefensión ante la crisis de las instituciones del Estado del Bienestar, fomentada por las instituciones nacionales e internacionales públicas y privadas (Castells, 2016). Se reclama “democracia real ya”, y otra forma de entender la política, consiguiendo unir de forma natural a gentes de diferentes ideologías, edades y condición social en su sentimiento de “indignación” frente a la situación de crisis sistémica (Hessel, 2011; Sampedro, 2011).

El momento actual se caracteriza por el surgimiento de movimientos sociales más diversos, heterogéneos y múltiples, muchos de ellos provocados por proyectos urbanos concretos. Aunque no niegan los grandes principios (o relatos anteriores), se centran en la defensa de lo concreto, lo específico y lo cotidiano, y por ello desarrollan luchas más localizadas en el espacio urbano de las poblaciones directamente afectadas; es decir, en el espacio vivido (Fdz-Savater, 2017; Grupo, 2016; Lefebvre, 2013; Soja 2008).

Notas:
* La investigación que da lugar a este seminario se inscribe en el proyecto I+D titulado “Crisis y reestructuración de los espacios turísticos del litoral español” (CSO2015-64468-P) del Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO)
Referencias:
BORJA, J. y CASTELLS, M. (2004). Local y global. La gestión de las ciudades en la era de la información. Taurus. Madrid
CASTELLS, Manuel (2016). En Iglesias, P. (2016). Pablo Iglesias con Manuel Castells. Otra Vuelta de Tuerka Televisión. Madrid
FERNÁNDEZ-SAVATER, Amador (2017). A cien años de la revolución rusa, reimaginar el cambio social. ElDiario.es.
http://www.eldiario.es/interferencias/revolucion-cambio_social_6_706639343.html
GRUPO ESTUDIOS ANTROPOLÓGICOS LA CORRALA (coor.) (2016). Cartografía de la ciudad Capitalista. Traficantes de Sueños. Madrid
HARVEY, David (2013). Ciudades rebeldes. Del derecho de la ciudad a la revolución urbana. Akal. Madrid
HESSEL, Stéphane (2011) [2010]. ¡Indignaos! Un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica. Destino. Barcelona
INGRASSIA, Franco (2013). Por todas partes crece… En FERNÁNDEZ-SAVATER, Amador (2013). Fuera de lugar. Acuarela-Machado. Madrid
NAREDO, J. M. (2010). El modelo inmobiliario español y sus consecuencias. En Coloquio sobre urbanismo, democracia y mercado: una experiencia española (1970–2010), Institut d`Urbanisme de Paris, Université de Paris, 15 y 16 de marzo de 2010. http://habitat.aq.upm.es/boletin/n44/ajnar.html
LEFEBVRE, Henri (2013) [1974]. La producción del espacio. Capitán Swing. Madrid
LOGAN, J. y MOLOTCH, H. (1987). Urban Fortunes: The political Economy of Place, Los Angeles: University of California Press. Berkeley
LÓPEZ, I. y RODRÍGUEZ, E. (2010). Fin de ciclo. Financiarización, territorio y sociedad de propietarios en la onda larga del capitalismo hispano (1959-2010). Traficantes de Sueños. Madrid
SAMPEDRO, José Luis (2011). Introducción. En HESSEL, Stéphane (2011) [2010]. ¡Indignaos! Un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica. Barcelona: Destino
SOJA, Edward W. (2008) [2000]. Postmetrópolis. Estudios críticos sobre ciudades y regiones. Traficantes de Sueños. Madrid

 

Publicado en Crecimiento y resistencias, Turismo y Territorio | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , ,

‘Miradas’ a la Torre del Puerto (3). Recetas simples para sociedades complejas

ANALEMMA TOWER (Dubai Clouds Architecture Office)

Créditos de la imagen: ANALEMMA TOWER- Dubai, Clouds Architecture Office

Seguimos con nuestra serie de posts (entrada 1 y entrada 2) dedicados a desgranar el artículo <<Las ‘miradas’ desde la Torre del Puerto>>. Ahora nos tocar comentar la primera parte del tercer párrafo que empieza así:

<<Si bien es cierto que estas transformaciones deben obedecer a la buena ordenación de sus intervenciones, habría también que reconocer que no pueden estar sujetas a la nostalgia inmovilista de la ciudad como tampoco a la grandilocuencia al margen de la misma.>>

Lo sentimos, no hemos conseguido alumbrar el sentido de la última frase, en particular a qué remite la palabra grandilocuencia.

<<La principal cuestión sería cómo entender y encauzar su importante transformación actual en este momento de pujanza económica […]>>

Los triunfalistas anuncios de prosperidad, apelando habitualmente a datos genéricos o apreciaciones superficiales, aparecen como mera y encubridora retórica cuando vamos al detalle de la distribución social de sus supuestos beneficios. Compruébense los datos de Málaga sobre desempleo, pobreza, exclusión social, desigualdad social…

Afirmaciones rotundas, expeditivas y descontextualizadas, siempre favorables a los intereses del poder económico y político dominante Y lo que es peor, no se trata tanto de la descripción de una realidad previa, como  su fabricación, vía el imaginario colectivo.

[…] quizás solo comparable a su mejor momento histórico de final del S.XIX y principios del S.XX, […]

A mediados del s. XIX Málaga era probablemente la segunda ciudad industrial en importancia en España, sólo después de Barcelona. Pero esa potencia se frustró ya antes del paso al siguiente siglo. Y por los mismos motivos que ahora bajo una economía que prolonga los rasgos extractivista y rentista, cada vez más dependiente del turismo y la actividad inmobiliaria asociada, que asume perfectamente la función subalterna y semicolonial que nos toca en el globalizado mundo del neoliberalismo. Por añadidura en la historia de Málaga (y en la mayoría de nuestras ciudades) hay pocos momentos buenos para la mayoría de la población, en los que se pueda encontrar un espejo donde mirarse.

[…] desde la atenta ‘mirada’ hacia lo que el futuro nos ofrece más que desde el ensimismamiento a un presente inmovilista que ya es ‘pasado’.

Si, sabemos de ese futuro, y mucho lo tememos, precisamente porque lo conocemos: no es más que el pasado y el presente prolongados y engrandecidos, pero sólo en cantidad… hasta que nos aplaste.

Poco importarían estas y otras opiniones en relación con la vitalidad de Málaga si solo fueran propuestas o declaraciones más o menos afortunadas. Pero el problema es, como hemos dicho antes, que esta simplista visión es la que pretende hacerse realidad. Y eso no es posible sin ejercer una fuerte violencia. Siendo la última actuación lo que ha sucedido hace unos días con el trámite de Informe Ambiental Estratégico: una resolución favorable (y tal vez ilegal), utilizando argumentos ridículos. Insólita velocidad burocrática para la supresión de facto (o más bien la venta) del derecho de todos al disfrute de este estupendo lugar, nominalmente de uso público, en beneficio de un uso privado exclusivo y excluyente.

Es cierto que no compartimos el entusiasmo del autor y los partidarios del proyecto. La razón es que no apreciamos creatividad de ningún tipo. Todo lo contrario, vemos en ello una amenaza más al futuro de Málaga, usurpando sistemáticamente los recursos y espacios comunes, inclusive los declarados de titularidad pública, y capturando todo aquello que hace posible una ciudad dotada de una organización social democrática verdaderamente viva.

La lógica que subyace en el texto comentado es la del reduccionismo metodológico y tecnocrático de la complejidad, que produce modelos forzosamente autoritarios de organización social (como la doctrina de la primacía de la competitividad) e incompatibles con la autorregulación de los ecosistemas y las ciudades. Justamente la peor receta para afrontar los gravísimos problemas medioambientales, económicos y sociales en los que ya estamos.

SEGUIRÁ…

Publicado en Hotel Rascacielos Puerto Málaga | Etiquetado , , , , ,

‘Miradas’ a la Torre del Puerto (2). Málaga y la competitividad turística

babel-escherFuente de la imagen: Torre de Babel de M. C. Escher, Woodcut 1928 obtenida en wikipedia.org

Seguimos en este segundo post comentando el artículo de José Seguí Pérez «Las ‘miradas’ desde la Torre del Puerto». Como ya anunciamos en el primero de esta serie, reproducimos literalmente los párrafos 1 y 2 de dicho artículo, añadiendo tras ellos nuestros comentarios.

«El debate sobre la propuesta de la ‘Torre del Puerto’ ha provocado no solo numerosas expectativas positivas y negativas sino, y lo que parece más importante, una manera un tanto controvertida de las diferentes ‘miradas’ que se han producido sobre la ciudad. Es evidente que las transformaciones de la ciudad son reflejo de los cambios sustanciales que se producen en el transcurso del tiempo. Y también es notorio que estas ‘mutaciones’ se perciben no sin cierta dificultad por quienes siguen conceptualmente vinculados a la acomodada ciudad heredada porque la conocen y la controlan, en contraposición a esa otra ciudad ‘futura’ que desconocen y por tanto pierden su control. Perder ese control de lo que conocen como mirada estática de la ciudad y rechazar su transformación ‘mutante’ hacia un futuro necesariamente cambiante, no deja de generar posiciones un tanto conservacionistas ante el propio desconocimiento de las mutaciones que producen sus transformaciones.»

«Y no me refiero a poner en duda el principal concepto de la acción urbanística en la ciudad, como es el equilibrio entre las rentabilidades sociales de lo público que legitiman las rentabilidades económicas de lo privado, sino al sintomático rechazo a sus transformaciones que precisamente [en este proyecto] posibilitan y potencian dichos equilibrios.»

Trataremos de explicar lo que se quiere decir; primero sintetizamos la redacción sin alterar su sentido: «las transformaciones ‘mutantes’ posibilitan y potencian equilibrios entre las rentabilidades sociales de lo público y las rentabilidades económicas de lo privado»; a continuación vayamos al grano y eliminemos incongruencias conceptuales: las «rentabilidades económicas de lo privado» de este proyecto, son legítimas porque generará rentabilidades «sociales de lo público»Pero no basta con decirlo, hay que demostrarlo, más aún si la actuación es de gran trascendencia histórica para la ciudad, como dicen sus impulsores en numerosas y grandilocuentes declaraciones. El autor solo apela a sobrentendidos, que hace mucho fueron desmontados, como veremos al repasar el resto del artículo.

[Sigue el mismo párrafo:]  «Nadie podría poner en duda la evolución histórica que producen estas transformaciones en la ciudad, y que la Málaga del pasado con toda su nostalgia es sensiblemente peor que la Málaga heredada [cambiando «heredada» por «actual» se entenderá mejor] con todos sus aciertos y desaciertos, y que también, la Málaga del futuro debería tener su legítima aspiración para mejorar su posición en el ‘damero’ competitivo de otras muchas ciudades de su misma condición y escala.»

Este es el asunto principal que vamos a considerar ahora: «hay que ser competitivo». Nosotros tenemos una opinión distinta, que no sólo es ideológica; la resumimos en lo que sigue: la competitividad neoliberal implica que una multitud de agentes compiten entre ellos en una lucha, a menudo terrible, para dirigir las mejores ofertas a quienes poseen el capital (no solo económico); se hallan bajo dos miradas, la vigilante entre ellos mismos y la de quienes les puede escoger: muchos los convocados y pocos los escogidos. Peor aún, en el mercado no regulado de las ciudades turísticas el precio es siempre a la baja: costes del trabajo, precio del suelo, impuestos, requisitos legales. Además aquí hay poco del tipo de competitividad que se basa en la creatividad o la innovación.

Como resultado existe un tremendo diferencial de poder entre la oferta y la demanda, entre la ciudad, su territorio y la mayoría de las ciudadanas por un lado, y el dinero, en cantidades casi ilimitadas, por el otro. Una desigualdad en vertiginoso crecimiento. Esta es la «ley» de la competitividad neoliberal. Que no es de ahora, pues así funciona el turismo en la Costa del Sol desde sus comienzos hace 50 años.

Los efectos destructivos en el trabajo sometido a la competitividad de esta especie son bien conocidos. Otra cosa son los beneficios en el consumo; pero insignificantes en este caso porque únicamente lo podrá usar el 1% de la población de Málaga. El resultado es otra desigualdad.

Ahora no hacemos un balance de qué ofrecen Málaga y su puerto y qué reciben en este trato. Solo insistimos en los problemas del modo de razonar que el autor usa en su texto. Al ver solo la mitad del asunto, lo mínimo que puede decirse es que no lo considera en absoluto. Es la misma inconsistencia en que incurre quien ignora las externalidades de la actividad económica. Y particularmente de esta actuación, propio de quien solo mira desde la torre dichosa y se olvida de verla desde la ciudad.

SEGUIRÁ…

Publicado en Hotel Rascacielos Puerto Málaga | Etiquetado , , , , , ,

‘Miradas’ a la Torre del Puerto (1)

Torre_miradas1
Créditos de la imagen: <<Sophocle>> en http://ardapedia.herr-der-ringe-film.de/index.php/Datei:Barad_dur.jpg

Iniciamos con este post una serie dedicada a comentar un artículo de José Seguí Pérez, arquitecto, dirigido a poner de relieve la oportunidad de la promoción de un rascacielos en el puerto de Málaga para hotel gran lujo cinco estrellas, más complementos a su altura para ocio y locales comerciales. El citado artículo se publicó en el diario Sur de esta ciudad el 9 agosto 2017.

No queremos terciar en el debate, que sigue vivo, sino poner de relieve lo que tiene de síntoma sobre los dilemas que se presentan en cuanto al futuro de Málaga y sobre el problemático papel de los profesionales de la arquitectura (extensible a otros profesionales). Por ello estos posts no seguirán el rápido ritmo de publicación de los artículos del mismo autor en la prensa diaria ni, eso esperamos, su efímera vigencia como productos meramente propagandísticos.

Cada post se dedicará a una parte del artículo citado que será reproducido literalmente. Aprovecharemos para intentar explicar, sin ironías, algunas frases confusas del texto original.

Por supuesto animamos al debate, siempre dentro de las formas debidas al buen trato. Con el fin de evitar equívocos, desde ahora mismo exponemos desde donde hablamos. Así declaramos que nos alegraría cantidad que desde ahora mismo este proyecto fracasara, sin ocasionar mayores daños y a la vez que los proyectistas cobraran una adecuada retribución por su esforzado trabajo, digno de mejor causa; a eso añadimos nuestro ferviente deseo de que el actual presidente de la autoridad del puerto de Málaga sea cesado.

En cualquier caso no son ellos quienes toman las decisiones importantes. Tanto que tenemos dudas de que los mismos inversores cataríes conozcan verdaderamente el rostro del señor que habita la torre de Mordor. ¡Aunque algunos todavía creen que las imágenes que dibujan sus servidores ciegos son la Realidad!

Y ahora un brevísimo comentario que se limita al verdadero título del artículo de José Seguí (Las ‘miradas’ desde la Torre del Puerto): en efecto, su autor nos habla desde un lugar superior y futuro (la alta torre todavía no construida), de ahí su autoridad para lanzarnos sus admoniciones y profecías. Nada menos.

Publicado en Hotel Rascacielos Puerto Málaga, Turismo y Territorio | Etiquetado , , , , , , , , ,

Las heridas a los árboles

fotos_ChantalFuente de imágenes: Chantal Maillard

Las heridas a los árboles también afectan a quienes habitamos la ciudad, y de un modo más doloroso cuando por medio no hay sensibilidad o inteligencia; Chantal Maillard ha escrito esta hermosa y desesperada carta al alcalde de Málaga. Por ella si nos sentimos representadas y por eso la divulgamos.

Señor Alcalde:

Vivo en el Cerrado de Calderón hace más de veinticinco años. Aquel sitio ha sido siempre mi refugio, el lugar donde podía hallar la paz y el entorno natural necesario para seguir escribiendo. Me sentía privilegiada y me enorgullecía pertenecer a una ciudad que cuidaba de sus zonas arboladas. Todo un lujo para una urbe hoy en día.

Pero ya no es así. Ya nada es así desde que ustedes han decidido emprender la deforestación de las zonas habitadas. Todos los días de este verano me ha despertado el terrible ruido de los grandes pinos cayendo bajo las máquinas, motosierras, buldóceres y trituradoras. Me despierto con rabia, señor Alcalde, con rabia, con tristeza y con desesperación. Porque no es un bien, no señor.

El monte del Gibralfaro, el de la Victoria, el parque del Morlaco, el Cerrado de Calderón… ¿Qué interés tienen, de repente, en aparentar preocuparse ahora por estos altos?

No, señor Alcalde, no me diga que se trata de unas medidas contra incendio. Nunca les ha importado que en estas zonas (no son turísticas, evidentemente) las hierbas secas alcanzasen más de metro y medio, nunca se han preocupado de podar, limpiar o desbrozar. ¿Qué cree que crecerá ahora sobre la tierra inerme que dejan sus máquinas sino el mejor pasto para incendios? Y, por otra parte, ¿qué lluvia atraerá el polvo? Le está quitando a nuestra tierra la poca humedad que le queda. ¿Y llama a eso medidas contra-incendio?

Por supuesto la mejor manera de que un bosque no se queme es suprimir el bosque. Por la misma regla de tres desecaremos los mares para evitar que alguien se ahogue. Somos mayores de edad, Señor Alcalde, los gobiernos paternalistas deberían pasar a la historia. Los vecinos de estos barrios hemos elegido vivir entre árboles, no en la tierra seca en la que ustedes han decidido convertir nuestro hábitat.

Siempre pensé que el hábitat hace a las personas tanto o más que las personas al hábitat. Los niños se educan mucho mejor en un entorno natural que entre muros de cemento. La educación lo hace el medio y no el miedo, es evidente. Déjeme regalarle un ejemplar de este libro mío, La razón estética, que acaba de salir publicado nuevamente; puede que en alguno de sus capítulos (por ejemplo el último) reconozca esa antigua palabra: “ecosofía”, sabiduría del hábitat. Si nos preocupásemos de educarnos en el cuidado, probablemente tendríamos que preocuparnos mucho menos de los incendios que, como bien sabe, cuando no lo son del interés, son siempre fruto del des-cuido. Cuidar es conocer, cuidar es crecer-con, cuidar es un acto de amor. Y lo que están haciendo ahora es todo lo contrario.  

Usted no contestará a esta carta. Mis palabras se evaporarán como endebles gotas de agua en la tierra polvorienta que sus máquinas dejan a su paso. Pero piense, señor Alcalde, que nosotros también nos desvaneceremos, y si le importa que alguien le recuerde, sepa que le recordarán más por lo que haya cuidado que por lo que haya aniquilado. Esta ciudad, señor, tenía las condiciones para ser un paraíso: que nadie le pida cuentas por haberla convertido en un erial. 

Con mis respetos.

Chantal Maillard
Málaga, 23 de agosto 2017

Publicado en #NoMásTalas | Etiquetado , , , , , ,